Jueves, 11 Agosto 2016 12:15

Visita imperdible al Paisaje Industrial Fray Bentos Patrimonio de la Humanidad

El “Paisaje Industrial Fray Bentos” fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Histórico Cultural de la Humanidad en julio de 2015. Ampara un total de 275 hectáreas, que incluyen la imponente arquitectura del ex Frigorífico Liebig’s Anglo, hoy Museo de la Revolución Industrial.

Por María Shaw

Así como también los muelles sobre el río Uruguay, las áreas verdes en su entorno y parte de la ciudad.

Esa denominación responde a aspectos geográficos, paisajísticos, productivos, económicos y simbólicos. La postulación había sido iniciada en 2009.

Invitados por la Dirección de Turismo de la Intendencia de Río Negro, pudimos apreciar el impacto de esta declaración de la UNESCO, al haber compartido la visita guiada por el ícono de Fray Bentos y la región.

Miguel García, sub director de Turismo; Andrea Schunk, Directora de Turismo de Río Negro y Mauro Delgrosso, director del Museo de la Revolución Industrial

Con muchos turistas llegados de todo el país, así como un grupo de estudiantes de la tecnicatura en museología de Entre Ríos, fuimos acompañados por expertos guías bilingües, que nos hacían vivenciar lo que fue el polo de desarrollo industrial de fama mundial.

Su origen se remonta a 1865, cuando capitales alemanes fundaron la Liebig's Extract of Meat Company (LEMCO). En 1924, los ingleses tomaron el mando y funcionó bajo el nombre Frigorífico Anglo del Uruguay S.A.; se nacionalizó en 1968 y pasó a denominarse Frigorífico Fray Bentos.

Famosos productos con la marca Anglo

El “Anglo”, como todos lo siguen llamando, se convirtió en “la gran cocina del mundo”. Llegó a tener 5000 trabajadores, en un fiel testimonio de integración por el aporte cultural de inmigrantes de más de 56 nacionalidades. A lo largo de 116 años, se procesaron y exportaron más de 200 productos y subproductos de la ganadería y el agro. Los caldos y conservas de carne fueron parte de la alimentación de civiles y militares en los conflictos europeos y mundiales desde 1870.

Emblemática chimenea de lo que fue "la cocina del mundo"

El “Corned Beef Fray Bentos” - patentado en 1899 - se exportaba a Inglaterra desde finales del siglo XIX. No menos famosos fueron el extracto de carne y otros productos como la lengua. Hubo una época con una inusitada capacidad de faena diaria de 1600 vacunos, 6400 corderos y 4800 capones. Nos interrogaron sobre qué creíamos que no se procesaba de los vacunos, y ante nuestra sorpresa, la respuesta fue: ¡el mugido!

La visita al Museo de la Revolución Industrial (inaugurado en 2005), se extiende por una hora y media, es didáctica  y absolutamente disfrutable.

El recinto fabril es de 20 hectáreas, y ofrece un conjunto compacto de edificios de característica industrial y espacios emblemáticos, como la inmensa cámara fría, chimeneas, galpones, depósitos, puentes noria y túneles. Se puede apreciar el departamento de extracto de carne, la playa de faenas, la grasería, la latería mecánica, entre otras.

Plano general

El paseo se realiza por senderos de circulación interna, por el que en su época transitaron miles de trabajadores. Tanto la maquinaria industrial que existe hoy en día, como las edificaciones son las que funcionaron hasta su cierre definitivo en 1979.

Se puede comprender el trabajo realizado por los obreros en los grandes espacios de la planta fabril donde no sólo se procesaba la carne, sino que se fabricaban las latas, cajones y todo lo necesario para la exportación; la sala de máquinas, usina eléctrica y áreas donde hoy reposan los impactantes componentes mecánicos y eléctricos, aportan sentido y reconocimiento al proceso industrial. 

La administración, en primer plano una fotocopiadora de épocas pretéritas

No menos importante es la zona de administración, donde se pueden observar muebles, equipamiento, planos y documentos de épocas pretéritas.

Rodeada de un maravilloso parque con una variedad de especímenes exóticos, se encuentra el museo Casa Grande, que fue residencia de los gerentes generales.

Maravilloso jardín de la Casa Grande

En el cercano barrio Anglo, se pueden apreciar lo que fueron las viviendas para los obreros, los capataces, la escuela, centro de esparcimientos, campos deportivos e instituciones culturales. En la actualidad, alberga viviendas, negocios, instituciones académicas, sociales y deportivas. ¡Y un original monumento al creador de lo que hoy amerita ser patrimonio mundial!

Monumento a Liebig en el barrio Anglo

El restaurante “Wolves”, en la puerta del Museo, con vista al río Uruguay, es un clásico que tiene 26 años de ofrecer especialidades en pastas y otras delicias caseras.

Mural en restaurante "Wolves", desde 1990

Pronto tendrá compañía, ya que en el vecindario abrirá una parrillada ¡Es que la llegada de visitantes y turistas - 16.000 en 2015 - demanda más opciones gastronómicas!

Más atractivos de Fray Bentos

Caía la tarde cuando alcanzamos a llegar al Parque Roosevelt, con una impactante panorámica del río Uruguay. La visita - siempre acompañados por el sub director de Turismo de Río Negro, Miguel García, una “enciclopedia viviente” - continuó en el Centro Histórico.

La vista desde el Parque Roosevelt

En la plaza Constitución, uno de los monumentos emblemáticos de la ciudad, destaca el elegante quiosco de hierro, punto de encuentro de la sociedad.

En la plaza Constitución: quiosco e Iglesia Nuestra Señora del Pilar

A la misma plaza asoman la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar, el bello edificio del ex cine Stella (a ser refaccionado como centro de convenciones) y el Museo Luis A. Solari, de arquitectura de inspiración greco-romana, donde se exhibe la obra de este destacado pintor fraybentino.

Obras del maestro Solari en su museo

Ya  era noche y el teatro Miguel Young se lucía con una iluminación que realza aún más un edificio que es un lujo para la ciudad y es Monumento Histórico Nacional; fue reinaugurado en 2015 luego de una exhaustiva restauración.

Una de las bellezas de Fray Bentos: el teatro Young

Fuimos invitados a “reponer fuerzas” en la maravillosa heladería y cafetería “Deleite”, donde nos esperaba un aromático chocolate y otras delicias. La jornada finalizó con una cena en el céntrico y clásico restaurante “La Juventud”, en la que nuestra anfitriona fue la Mag. Andrea Schunk, Directora de Turismo de Río Negro.

Gran Hotel Fray Bentos, del grupo Sacramento Management

El Gran Hotel Fray Bentos, con vista al río Uruguay - es parte de Sacramento Management - fue nuestro alojamiento en Río Negro.

L/D

www.cipetur.com